Banner
Banner
Abrirse Caminos Imprimir Correo electrónico
Miércoles 04 de Julio de 2018

imagen

Las nuevas generaciones de emprendedores han demostrado un notable estilo empresarial. A deseos tan antiguos como “trabajar para lo de uno y ser tu propio jefe” han ido sumándose otros interesantes conceptos como “crear una empresa con sentido y con una cultura colaborativa” donde “todos ganemos”. Sin embargo, a pesar de esta positiva evolución, vemos algunos aspectos que debieran quedar atrás para reducir la alta tasa de empresas que mueren antes de completar el año de vida -en torno al 16%, según cifras del Ministerio de Economía.

Al buscar financiamiento, muchos emprendedores tienen una buena idea y la han logrado aterrizar comercialmente. El negocio está claro, los números de ventas cuadran, las metas se ven racionales. Sin embargo, la planificación de las áreas de apoyo -que tienen que ver con la operación y el proceso productivo- no se presenta la misma precisión: cómo financiarán sueldos, cuentas por cobrar, flujos o IVA; cómo y dónde buscarán proveedores para cubrir la demanda proyectada; cómo estructurarán la mano de obra para producir esos bienes; cuál será el manejo de stock de la empresa y las políticas de pago; y, cómo harán frente a los atrasos en los pagos de los clientes, entre otros.

La invitación, en primero lugar, es a atreverse, pero resguardando los riesgos y cuidando el proceso productivo, no sólo la venta; buscar calzar la buena idea con una adecuada ejecución y lectura del mercado; consolidar el nuevo modelo de negocios, planificar con más orden y crecer de acuerdo a un plan y no porque un determinado cliente lo pide. También la invitación es a apoyarse en la asesoría financiera que presta el factoring al emprendedor, para que éste puede ajustar sus niveles de venta, analizar su estructura comercial y apuntalar, en definitiva, su operación.

Por su naturaleza, una empresa nueva no tiene historia, balances ni resultados que den cuenta de su probabilidad de cumplir con los pagos. Por lo general, no cuentan con garantías, por lo que se enfrentan al problema de “cómo obtener liquidez para hacer frente a mi día a día”. Y, muchas veces, son los propios emprendedores los que se autoresponden pesimistamente esta consulta. Sin embargo, sí hay vías de financiamiento que están dispuestas a asumir el riesgo luego de haber analizado el negocio. En este sentido, en segundo lugar, la invitación es a dejar atrás la mirada de buscar fuentes de financiamiento tradicionales.

En las última dos décadas, los factoring han mostrado una positiva evolución. No sólo han mejorado su plataforma de servicios y su operatoria de cara a los clientes, sino que también han progresado en rapidez, flexibilidad y acompañamiento en la gestión. La invitación a los emprendedores es a acercarse a compañías establecidas, que cuenten con códigos de transparencia y de buenas prácticas; a que pregunten, coticen y busquen vías alternativas de financiamiento para alivianar el largo pero motivante camino que significa emprender.

Por Claudia Sepúlveda C, Directora de Asociación de Empresas de Factoring Chile AG

Pyme Columnas

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Banner
Banner

Entrevistas Pymes

Programa de capacitación busca fortalecer a las Mipes y a la economía nacional

Se cumplió un largo anhelo de las empresas más pequeñas que demandaban hace tiempo un instrumento único para ellas y que perfeccione las competencias y conocimientos de sus miembros. DESPEGA MIPE, lanzado a fines de junio, ofrece más de 20 mil cupos de capacitación para trabajadores, dueños, socios y representantes legale...

Leer Completo

Joseph Ramos: “Dentro de las empresas hay espacios para mejorar la productividad”

Con el reconocido Doctor en Economía y vicepresidente de la Comisión Nacional de Productividad, Joseph Ramos, hablamos sobre los problemas que más aquejan a las Pymes y de las temáticas que aún marcan la pauta noticiosa, como la jornada laboral, la modernización tributaria y la Guerra Comerc...

Leer Completo

Pequeños y medianos empresarios diagnostican como irrelevantes proyectos que buscan reducir la jornada laboral

Un 41% de los consultados expresan que ambos proyectos que buscan reducir la jornada laboral son irrelevantes para sus empresas mientras que un 53% declara que sus equipos de labores trabajan entre 41 a 45 horas a la semana. El levantamiento de información fue desarrollado por la Comunidad Empresarial PROPYM...

Leer Completo
Puedes encontrarnos en:     

Últimos Comentarios PRO PYME Chile

También puedes encontrarnos en:     
Copyright © 2018 PROPYME — Todos los derechos reservados.